Padres e hijos

La prevención ya debería empezar sensibilizando la futura madre. Una mujer embarazada debería acudir a 2-3 citas de control al odontólogo durante el embarazo, para poder detectar enfermedades de los dientes y de las encías.

Una boca sana desde el principio! Los dientes de leche bien cuidados son los mejores requisitos para tener dientes permanentes sanos más tarde, los que quedan para toda la vida. Por eso ya desde pequeños, cuando aparecen los primeros dientes, hay que ir al dentista regularmente.

A la edad entre 3 y 6 años los padres y el odontólogo deberían ensenar al niño la manera correcta de limpiar los dientes, la alimentación sana y de intentar perder la costumbre de chupar el dedo.

La fase de la erupción de dientes permanentes es un tiempo emocionante. Para muchos chicos el aparato dental es algo poco “chulo” y llevarlo causa molestia. En esta fase es muy importante prestar muchísima atención al cuidado de los dientes de leche todavía presentes y al cuidar los dientes permanentes que erupcionaron hace poco, por lo cual son todavía muy vulnerables. Sobre todo la higiene dental se vuelve más difícil a causa del aparato dental fijo o removible.

Cómo puedo preparar mi hijo a la primer visita al odonólogo? Es importante obedecer los consejos siguientes: crear una asociación positiva, evitando palabras negativas. Así se puede despertar la curiosidad natural de su hijo.

Gráfico dentición dientes definitivos