Cirugía

Las muelas de juicio, o sea los terceros molares son los últimos dientes en aparecer. La mayoría de las personas, aunque no todas, tienen cuatro muelas de juicio, una para cada hilera de dientes. Estos dientes generalmente aparecen al final de la adolescencia o poco después de haber cumplido veinte años. A menudo las muelas del juicio causan molestias, su función masticatoria está reducida y por lo tanto deberían quitarse si es necesario.

Una recesión dental es el desplazamiento del margen de la encía más retraída a la corona del diente, dejando expuesta y visible la raíz dentaria y un aspecto de diente más largo. Las consecuencias de la retracción de las encías pueden ser sensibilidad aumentada: especialmente a los cambios de temperatura. Resulta una dificultad para cepillarse: se llama hipersensibilidad, el paciente siente molestias cuando intenta cepillarse en la zona de la recesión.El tratamiento puede tener diversos objetivos, desde cubrir totalmente la recesión para dejar una zona intacta, hasta simplemente conseguir un aumento de encía que garantice el mantenimiento del diente a largo plazo.

La regeneración ósea guiada es un procedimiento de periodoncia y implantología para la reconstrucción de defectos óseos. Varios tipos de terapias regenerativas han sido propuestas para el tratamiento de los defectos periodoncios residuales. Los nuevos procedimientos de regeneración de hueso predecibles facilitan la colocación adecuada de los implantes osteointegrados.

El transplante dental, generalmente el transplante de la muela del juicio, es un fascinante método terapéutico. En caso de que sea necesario quitar más de un diente durante una sola visita, el espacio vacío puede cerrarse gracias a un transplante de un diente de un lugar al otro.